La construcción cultural de las mujeres con discapacidad las lleva a tener que explorar su sexualidad con más barreras de las que de por sí tienen por el hecho de ser mujeres. Dependencias, esterilización y un sistema de salud y educación (aún) inaccesible instalan en el imaginario colectivo que discapacidad y sexo no son compatibles. Pero ¿qué pasa con ese cuerpo despojado de la sexualidad? ¿No tiene deseos, derecho a desear?¿Qué es la diversidad funcional?

Leer Más

La primera vez que entré a un sex shop fue por casualidad: mi amigo y yo caminábamos por la avenida Corrientes que se había vuelto peatonal por la “noche de las librerías” y desplegaba puestos de todo tipo de editoriales. Llegábamos desde Almagro y las piernas ya sentían las cuadras caminadas. Nuestro juego se basaba en perdernos entre los puestos y volver a encontrarnos siempre con alguna novedad, algún comentario, anécdota. En una de esas breves separaciones, nos cruzamos frente a una vidriera que no mostraba libros sino toda clase de juguetes sexuales.

Leer Más

La revolución feminista trajo consigo la posibilidad de repensar las relaciones sexuales: las mujeres también somos sujetos deseantes y tenemos derecho al goce. La sexualidad falocéntrica y machista, esa única de la que se puede hablar porque forma parte del terreno de lo conocido, se ve cuestionada por una renovada forma de comprender y ejercer la sexualidad: el consentimiento a nuestras reivindicaciones entre las sábanas  y a la búsqueda de placer, que se vuelve casi como una obligación política con nosotras mismas y nuestras amigas.

Leer Más

“Cuando me vino por primera vez, no sabía lo que era y me asusté mucho. Y cuando me casé tampoco sabía que esa noche tenía que hacer el amor”, me dijo una vez mi abuela, de ochenta y ocho años, cuando le mostré las copitas menstruales que tenía en la mochila. ¿Hubiera podido ella, mi abuela, a mi edad, usar, vender, hablar sobre copas menstruales?

Leer Más

Karmin explicó que en una situación de modelaje, la posición del poder está en la cámara; del otro lado, la vulnerabilidad de tener que obedecer, y cuando a esto se suma la condición del desnudo, estar totalmente descubierta, la revelación es aún más necesaria: “es mi acto de rebeldía, mi lugar de poder, mi lugar cómodo en el mundo”. El desnudo, antes vulnerabilidad y hoy poder

Leer Más