A Pepe le queda poco tiempo

Recientemente, la actriz Érica Rivas fue noticia por su (no) participación en la obra de teatro de Casados con Hijos. “A Pepe le queda poco tiempo”, señaló quien encarnó a de María Elena, haciendo referencia al cambio de paradigma en la interpretación del humor en un escenario atravesado por las luchas feministas.

Crónica del 34° Encuentro Plurinacional y disidente de mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales, intersex y no- binaries en La Plata

Dicen que lo que no se nombra no existe. Por eso llamar a este encuentro “somos plurinacionales, somos disidentes” no es una casualidad.
El coro permanente del público cantando“plurinacional y con la disidencias” no pudo ser acallado. Una batalla ganada para muchxs compañerxs que no se sienten representadxs bajo el rótulo mujer.

¿CARETEAR LA GRIETA? Del 2015 al 2019: la disputa del terreno político

En un año electoral tan complejo como este, se define el camino que transitará el país durante los próximos cuatro años. No solo votamos Presidente y Vice, sino que también se renuevan parte de ambas cámaras del Congreso: 130 diputadxs nacionales, y lxs representantes a la cámara baja de la Ciudad de Buenos Aires, Salta, Chaco, Santiago del Estero, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, y Tierra del Fuego, senadorxs que tendrán mandato hasta el año 2025.

El cuerpo gordx en el deseo: Hacernos visibles para poder existir

Nunca fui una chica 90-60-90 -lo correcto sería decir que siempre fui 110-70-120-, ni tampoco tuve el cuerpo que mostraban las revistas, las publicidades o la tele; ese cuerpo ideal que supuestamente todas las mujeres debemos tener si queremos ser felices. 

Desde que tengo uso de razón tengo complejos con mi cuerpo, jamás estuve conforme con la imagen que el espejo me devolvía, siempre sentí vergüenza de tener un cuerpo que al parecer estaba mal.

Construirnos el mundo: responsabilidad sexual en un mundo heteromodelado

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre el campo de látex y cuál es su uso? Si prestamos un poco de atención a las propagandas que reproduce el sistema médico institucionalizado y a las publicidades de profilácticos, aparecen esas hebras que hilan más fino en este sistema heterocispatriarcal: los ciudados son siempre en las relaciones heterosexuales, ni el Gobierno ni el mercado apuntan al cuidado de la salud de quienes tienen otro tipo de relación sexual. 

Porno feminista, no sólo un cambio de roles

El Salón Erótico de Barcelona, en su viralizada publicidad de 2018, nos pregunta cómo aprendimos a coger. “Tal vez creas que fue así –un pizarrón de aula que reza ‘Educación Sexual’– pero la verdad es que fue más bien así, ¿no?” y entonces aparece una de las imágenes más familiares de nuestra pubertad: pantalla de televisión de las de antes, rayas de niebla de canal no contratado, tonos grises que dejan vislumbrar y distinguir el ritmo incesante de una relación sexual. Una teta. Una cara de placer. Un pene erecto que entra y sale. Porno.

Facebook
Twitter
Instagram