El cuerpo gordx en el deseo: Hacernos visibles para poder existir

Nunca fui una chica 90-60-90 -lo correcto sería decir que siempre fui 110-70-120-, ni tampoco tuve el cuerpo que mostraban las revistas, las publicidades o la tele; ese cuerpo ideal que supuestamente todas las mujeres debemos tener si queremos ser felices. 

Desde que tengo uso de razón tengo complejos con mi cuerpo, jamás estuve conforme con la imagen que el espejo me devolvía, siempre sentí vergüenza de tener un cuerpo que al parecer estaba mal.

Construirnos el mundo: responsabilidad sexual en un mundo heteromodelado

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre el campo de látex y cuál es su uso? Si prestamos un poco de atención a las propagandas que reproduce el sistema médico institucionalizado y a las publicidades de profilácticos, aparecen esas hebras que hilan más fino en este sistema heterocispatriarcal: los ciudados son siempre en las relaciones heterosexuales, ni el Gobierno ni el mercado apuntan al cuidado de la salud de quienes tienen otro tipo de relación sexual. 

Todo fulbito es político

¿Cuántas veces nos dijeron (o le dijeron a alguien) ‘machonas’ por jugar a la pelota con los pibes? ¿Cuántas veces esos mismos pibes nos decían que pateábamos como ‘nenas’? ¿Por qué descargaban todo su odio en el lenguaje con el que se dirigían a nosotras, las ‘varoneras’ que gustaban de hacer deporte? 

Porno feminista, no sólo un cambio de roles

El Salón Erótico de Barcelona, en su viralizada publicidad de 2018, nos pregunta cómo aprendimos a coger. “Tal vez creas que fue así –un pizarrón de aula que reza ‘Educación Sexual’– pero la verdad es que fue más bien así, ¿no?” y entonces aparece una de las imágenes más familiares de nuestra pubertad: pantalla de televisión de las de antes, rayas de niebla de canal no contratado, tonos grises que dejan vislumbrar y distinguir el ritmo incesante de una relación sexual. Una teta. Una cara de placer. Un pene erecto que entra y sale. Porno.

Facebook
Twitter
Instagram