“Somos todas hijas de distintas madres, pero somos todas hermanas”

A dos años del femicidio de Micaela Gaona, las mujeres organizadas de la Villa 21- 24 del Barrio de Barracas, armaron una Cooperativa de Belleza y Estética con su nombre, creando no sólo lazos de sororidad ante hechos de violencia sino también  las fuentes de trabajo negadas por el lugar de origen y de género. Una fuerza que desestabiliza la dependencia económica de las mujeres con sus parejas, y las encuentra fuera de sus casas, y cerca  del empoderamiento y la economía independiente. Un feminismo villero que da voz a las violencias que le son ajenas al resto del movimiento feminista y propone pensar en la realidad de las mujeres en sus barrios, y cómo convertir la belleza en territorio de lucha.

Una conquista que quiebra las estructuras sociales: a dos años de la sanción de la ley provincial de cupo laboral travesti y trans

“Toda persona tiene derecho al trabajo digno y productivo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo, sin discriminación por motivos de su identidad de género”, así afirma el artículo 6 de la Ley 14.783, más conocida como “Ley Diana Sacayán” en memoria de su incansable lucha y compromiso por los derechos de la comunidad LGBTTI: una batalla en la que dejó marcada su huella con una ley que llama a no discriminar, a incluir, a proteger. Sin embargo en la práctica, los huecos todavía son profundos: a dos años de la aprobación de la Ley (y dos años sin Diana Sacayán), la reglamentación sigue siendo promesa.

La Entrevista

La funda para la tarjeta SUBE, de todos colores la funda. Cambio, cambio, dólares, reales, cambio. Con el semáforo en verde se acercan dos hombres de traje y maletín; junto los brazos para hacerme angosta y pasar entre ellos sin que arrasen con la bolsa que llevo en la mano;

Facebook
Twitter
Instagram