Nombrando el deseo: Un recorrido generacional para tratar de conocer la historia de nuestra sexualidad

“Cuando me vino por primera vez, no sabía lo que era y me asusté mucho. Y cuando me casé tampoco sabía que esa noche tenía que hacer el amor”, me dijo una vez mi abuela, de ochenta y ocho años, cuando le mostré las copitas menstruales que tenía en la mochila. ¿Hubiera podido ella, mi abuela, a mi edad, usar, vender, hablar sobre copas menstruales?

Facebook
Twitter
Instagram